Somos 22 padres y madres que en la madrugada del 15 de octubre de 2016, unos acontecimientos inesperados hicieron que nuestras vidas, las de todos y todas, se interrelacionaran, y no por algo bueno y esperanzador, si no lo contrario.

Somos gente muy distinta entre nosotros, unidos por el futuro incierto de nuestros hijos e hijas. Con distintas inquietudes tanto familiares, sociales, políticas y económicas, pero que hemos dejado todas nuestras diferencias en favor de lo que nos une: NUESTROS HIJOS e HIJAS.

Así, llevamos 4 meses recorriendo todos lo sitios a los que hemos podido acceder, para que nos oigan, escuchen y nos ayuden a encauzar esta situación incomprensible en las que nos hemos visto metidos.

Somos personas que están luchando, apoyadas por mucha gente, el pueblo de Altsasu, tanto jóvenes como gente mayor, también por algunas instituciones, y sobre todo, somos familias agradecidas a toda la solidaridad sentida en nuestros corazones.